proyecto ABP de estudiantes

Golpe a golpe

Mario González, Nestor González

0 199

Junto a los centros comerciales, los gimnasios se han convertido en los nuevos templos de nuestro siglo. Espacios de encuentro social en los que se respira el hedonismo y la búsqueda de la salud a partes iguales.

La modernidad hace su denominación haya cambiado, de manera que hoy en día ya no hablamos de hacer ejercicio, si no de fitness, una practica deportiva en continuo cambio, con tendencias que se suceden a velocidad de vértigo buscando en la novedad nuevos clientes. Una de las últimas grandes tendencias, como casi todas oriundas de Estados Unidos, es el fitboxing. Una formulación que abandona los balones medicinales, las cintas y las típicas bicicletas por sacos de boxeo. Para ello nos hemos desplazado a uno de los gimnasios con más éxito en nuestra comunidad radicado en Torrelavega y franquicia que reina en esta nueva modalidad en España.

Nos espera Pablo Nebrera, gerente del gimnasio con el que hablamos entre el ruido seco de los golpeos y la adrenalina que lo invade todo. “El fitboxing es una actividad deportiva que se practica en grupo que toma técnicas y principios del boxeo, el kick boxing e incluso con alguna técnica del muai tay, combinando boxeo contra un saco, con entrenamiento funcional aplicado a estos otros deportes”, nos explica Pablo.

El resultado es una actividad intensa donde se mezcla la música, el boxing, el kick boxing y el entrenamiento aeróbico durante 55 minutos, y sin parar, la gente quema calorías y se desestresa, soltando toda esa adrenalina que acumulamos, pero sin correr y sin máquinas, alternando continuamente calentamientos, rounds y trabajo de cuerpo, y de una manera bastante divertida por lo que vemos.

En realidad es una aplicación al fitness de la intensidad de los deportes de contacto pero sin este y siguiendo unas pautas de entrenamiento y técnica muy precisas y que van cambiando cada dos semanas, bajo la supervisión de Manuel Berdonce, “El Tigre de Tetuán” ex campeón de boxeo y ex seleccionador olímpico española que supervisa para todos los gimnasios cuales son las técnicas más adecuadas para el usuario.

 

 

Uno de los aspectos más llamativos es la amplia presencia de mujeres en una práctica heredadera de un deporte visto con ojos masculinos y con no muy buena imagen entre las mujeres. Para Negrera el hecho obedece a que el fitboxing, de un lado, elimina todos los elementos de contacto, por lo que no presenta riesgos físicos y de otro un profundo cambio en la mentalidad social que ha aumentado la autonomía social de la mujer y su incorporación a muchos ámbitos de la vida cotidiana y a practicas deportiva hasta ahora vistas como masculinas, y que ellas ocupan como una demostración de igualdad más.

Esta modalidad se soporta en tres grandes pilares. La intensidad de ejercicio que lleva a que en las sesiones no haya descansos, intercambiando golpeo con ejercicio físico de forma continuada. Entretenimiento, , que hace que el cliente se divierta, lo cual facilita un estado de ánimo que estimula el ejercicio y sus resultados, logrando una auto competitividad que motiva e impulsa a alcanzar retos personales que se supieran en cada sesión, pero que surgen de la interacción con la gente, no en el enfrentamiento con ella. Y liberación de estrés. Digamos que se canaliza la agresividad, la frustración y la tensión a base de dar patadas y puñetazos a un saco.

Contrariamente a lo que la gente piensa, el fitness derivado de deportes de contacto es un ejercicio muy integral, en el que se favorece la coordinación de todo el cuerpo y el desarrollo de este de forma completa, pues además de los brazos el golpeo exige el apoyo en las piernas y la intervención del abdomen para la transmisión de las fuerzas, todo ello junto a un ejercicio aeróbico elevado, tanto en el trabajo con el saco como con los ejercicios de tonificación que, curiosamente, emplean poca carga muscular (nunca más de 6 kilos) usamos muchos ejercicios de gimnasio, pero no con grandes cargas. Además tu lo haces con un entrenador que te guía y selecciona según tus circunstancias. Todo ello en grupos pequeños que envueltos en la música y el ritmo de tu entrenador crea “una comunión de apoyo” que caracteriza este sistema de entreno.

Tras visitar el gimnasio, que requiere una inversión menor que otros tipos de centros de entrenamiento, nos preguntamos por que esta necesidad de cambio continúo en las formas de practicar ejercicio físico, por que cada cierto tiempo surge una moda nueva. “En esta sociedad nos cansamos de todo, y eso hacer perder motivación. El cambio de practicas permite esa motivación basada en la novedad, no en la rutina, de hecho nosotros cambiamos las combinaciones de ejercicios cada 15 días, para crear el reto de adaptarnos a lo nuevo” explica Pablo.

Posiblemente esa búsqueda de la novedad es la que este detrás del resurgimiento de las técnicas de un deporte que ha rozado en los últimos tiempos la marginalidad y que ha tenido que luchar contra una fama de actividad sórdida, clandestina y violenta. Pero en el fitboxing esos elementos culturales no están presentes por la ausencia de competitividad y de contacto con otros usuarios. Eso ha hecho que se rompa con muchos tabúes y que atraiga cada vez a más gente a los gimnasios. Eso y un cuidado especial en todo lo que rodea a estos gimnasios, empezando por lo reducido de los grupos, lo que hace que el seguimiento de los entrenadores sea muy alto, que cada participante pueda llegar al 100% de sus propias capacidades,, que sea compatible con otras practicas deportivas (a las que el individuo transfiere el autocontrol y la confianza alcanzadas aquí) y que no requiera de unas condiciones físicas previas muy exigentes, pese a lo cual se realiza un estudio de cada persona antes de iniciarse.

Pablo y Manuel nos explican que el éxito esta siendo brutal en las grandes ciudades donde la gente está descubriendo una cara del boxeo que desconocía y que favorece no solo físicamente si no psicológicamente contribuyendo al desarrollo de 3 grandes cualidades físicas del ser humano, la resistencia, la potencia y la velocidad.

Y claro está no podía faltar en estos tiempos la tecnología. Cada saco tiene unos sensores que detectan toda la actividad del usuario en los rounds, enviándosela al usuario mediante una aplicación que se habrá descargado en el moví y a su profesor que a sí puede corregir mejor a su alumno y facilitar así su mejora.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.