proyecto ABP de estudiantes

El yihadista

Adriana Ruiz, Corina Sámano

0 651

El Yihadismo es un grupo que se manifiesta de una forma violenta para enfrentarse a la sociedad occidental. Tiene como objetivo la destrucción del orden o la creación de una atmósfera de terror, para así implantar inseguridad en la población o en los contrarios.

Al-Qaeda es creado por Osama Bin Laden a finales de 1980 para unir a los árabes que lucharon en Afganistán contra lA Unión Soviética.

Su meta es establecer un califato pan-islámico en el mundo. Trabaja contra los regímenes que consideran que van en contra de sus creencias, como son los cristianos. Pretende expulsar de los países musulmanes a los ciudadanos occidentales y que no compartan su religión, para así impedir que otros tipos de culturas puedan intervenir en su creencia en Alá.

Se cree que las actividades de al-Qaeda se extienden por 40 o 50 países de Europa, América del Norte, Medio Oriente y Asia.

En Europa occidental se sospecha que existen células en Londres, Hamburgo, Milán y Madrid. Se trata de importantes centros de reclutamiento, recaudación de fondos y planificación de operaciones.

Un ejemplo de Yihadista es Morten Storm, ‘Tormenta’, sustituyó la venta de drogas al por mayor por el radicalismo islámico, pero echaba de menos la cocaína, beber y callejear, y después de una crisis de fe no podía aceptar que el yihadismo se basase en la idea de defender las tierras musulmanas a través de declarar la guerra a los infieles.

Aceptó ayudar a la CIA, asesinando a su amigo Awlaki ¡Con la esperanza de cobrar una gran recompensa de nada más y nada menos que de  5 millones de dólares!

Cuando se preparaba para ir a luchar en Somalia, sus comandantes decidieron suspender el viaje. Y por esto empezó a dudar de su fe. “La yihad es la acción más importante que puedas hacer en el islam y cuando me impidieron ir a Somalia fue como si la selección española se hubiera clasificado para la final del mundial y me impidieran jugar ese partido. Me decepcioné. Empecé a cuestionar cosas y encontré contradicciones” dijo él decepcionado.

En sus misiones se consiguió detener y eliminar a varios miembros de la red. El más importante fue el prestigioso Anuar al Awlaki, a quien se veía con todas las papeletas para suceder a Bin Laden, y con quien Storm había entablado amistad. Tanta confianza tuvo Anuar en él que le pidió que le consiguiese una esposa, Amina (una croata que accedió a casarse con Awlaki con la mediación de Storm), con lo que Storm aprovecho para preparar con la CIA una operación para localizarle y liquidarle, mediante un dispositivo que llevaba ella en su maleta. Sin embargo el plan no funcionó. Storm pide que la CIA cumpla su parte de lo pactado, ya que no le pagaron los cinco millones de dólares que le ofrecían por la cabeza de Anuar Awlaki. Esto supuso una gran desconfianza, que le hizo pensar que no dudarían en matarle como a los terroristas que el ayudaba a capturar.

En 2012, decidió dejar de ser espía y contar su historia.

 

Imagen Portada Cristiana

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.