Guillermo Cánovas, cuando la tecnología nos influye