ETA, el final de la serpiente de plomo